fbpx

La extraña aeronave

Frederick Valentich: Melbourne, aquí es Delta Sierra Juliet. ¿Existe algún tráfico conocido abajo de cinco mil?

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, no hay tráfico conocido.

FV: Delta Sierra Juliet, viendo lo que parece ser una gran aeronave abajo de cinco mil.

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿qué tipo de aeronave es?

FV: Delta Sierra Juliet, no puedo asegurarlo. Tiene cuatro luces brillantes y estas parecen de aterrizaje.

Por: José Ángel@poetadelrelato

Es 1978, año del caballo según el horóscopo chino, también en que la Organización Mundial de la Salud oficializó la erradicación de la viruela. China levantó la prohibición sobre las obras de Aristóteles, Charles Dickens y Shakespeare.

También es el año del inicio del pontificado del polaco Karol Józef Wojtyła mundialmente conocido como Juan Pablo II; pero un día antes de ello, en Australia, se desarrolló la historia que nos convoca hoy.

 

Es el 21 de octubre. Sábado primaveral en el país continente. Jornada agradable, día parcialmente despejado. La oscuridad de la noche estaba empezando a caer, a pesar de ello, la luna que hace unos días atrás había estado «llena» no asomaba en el horizonte.

En Moorabbin, Melbourne, se prepara Frederick Valentich para un nuevo vuelo. Aunque en esta ocasión sería sobre el «triángulo» del Estrecho de Bass en la costa sureste australiana.

El plan de vuelo era simple: desde Moorabbin a King Island en un Cessna 182-L (avioneta monomotor), patente VH-DSJ, a una velocidad crucero de 256 km/h. Una vez que realizara sus labores, iba a regresar al continente.

Todo jugaba a favor: buena visibilidad y vientos ligeros. Nada podría retrasar los poco más de 60 minutos de viaje (ida) del piloto de 20 años, con licencia instrumental clase cuatro (que sólo autoriza a volar de noche con «condiciones meteorológicas visuales») y más de 150 horas de vuelo.

Además de realizar una compra de langostinos para unos amigos, su misión era seguir acumulando horas en aire para ser aceptado en la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF, por su sigla en inglés) de la cuál ya había sido rechazado en dos oportunidades producto de malas calificaciones. Pese a ello, formaba parte del Cuerpo de Entrenamiento Aéreo de la institución.

Estaba decidido a tener una carrera en la aviación, y para ello estudiaba a media jornada. Los resultados académicos lamentablemente no lo acompañaban: en dos oportunidades reprobó las cinco asignaturas del examen de licencia comercial. Inclusive, antes de hacer este viaje, ya había recibido la noticia de que había sucedido lo mismo con otras tres materias de licencia comercial.

 

El comienzo del vuelo

Pasadas las 18:15 hrs. encendió motores para posteriormente emprender el viaje. Todo sin mayores contratiempos.

Las comunicaciones con el control de tráfico aéreo de Melbourne se daban con la frecuencia establecida. Valentich indicó todo con la regularidad correspondiente, nada fuera de lo común. Altura, posición, condiciones de vuelo, etc.

Las cosas se dieron dentro de lo esperado. A las 19:00 hrs. arribó a Cabo Otway sin indicar nada fuera de lo normal. El primer tramo, y más extenso, se había desarrollado sin problemas.

Una vez comenzó a sobrevolar derechamente el Estrecho de Bass las cosas se empezaron a poner extrañas…

 

19:06 hrs.

Frederick Valentich se comunica en primera instancia con el control de tráfico aéreo para notificar de una extraña aeronave de origen desconocido que viene atrás de él; pero también se mueve a una gran velocidad. Lo que más le llamó la atención es que esta comenzó a «juguetear» con su avioneta.

19:06’14’’

Frederick V.: Melbourne, aquí es Delta Sierra Juliet. ¿Existe algún tráfico conocido abajo de cinco mil?

Robey, Servicio Aéreo: Delta Sierra Juliet, no hay tráfico conocido.

FV: Delta Sierra Juliet, viendo lo que parece ser una gran aeronave abajo de cinco mil (pies).

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿qué tipo de aeronave es?

FV: Delta Sierra Juliet, no puedo asegurarlo. Tiene cuatro luces brillantes y estas parecen de aterrizaje.

19:07’00’’

Robey, SA: Delta Sierra Juliet.

 

19:07’31’’

FV: Melbourne, aquí Delta Sierra Juliet. El avión acaba de pasar por encima de mí sólo unos 300 metros más arriba.

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿de verdad es un avión tan grande?

FV: … No puedo asegurarlo por la velocidad a la que vuela. ¿Hay alguna actividad de las Fuerzas Aéreas en la zona?

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, no hay actividad conocida en el área.

19:08’18’’

FV: (con voz más agitada) Melbourne, ahora se está aproximando desde el este hacia mí.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet.

19:08’41’’

[Se abre el micrófono por poco más de dos segundos sin explicación ni pudiendo escuchar un sonido determinado]

19:08’48’’

FV: (Con tono ya alterado) Delta Sierra Juliet. Parece que está jugando, pasó volando sobre mí, dos a tres veces, a una velocidad que no puedo determinar.

19:09’00’’

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿cuál es su nivel actual?
FV: (Alterado) Mi nivel es cuatro mil quinientos. ¡Cuatro cinco cero cero!.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿nos confirma que no puede identificar el aparato?
FV: (Alterado) ¡Afirmativo!.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet, entendido.

19:09’27’’

FV: (con algo de pánico) Melbourne, Delta Sierra Juliet. No es un avión, es… [el micrófono queda abierto durante un par de segundos; aunque en un silencio].

19:09’42’’

Robey, SA: Delta Sierra Juliet ¿puede describir al avión?
FV: (Agitado) Delta Sierra Juliet, cuando pasa volando veo que es muy largo [micrófono abierto tres segundos] no puedo identificarlo más debido a la velocidad [micrófono abierto nuevamente durante tres segundos]. (su tono vuelve a ser de pánico) Está delante de mí en este momento Melbourne.

19:10’00’’

Robey, SA: Delta Sierra Juliet, entendido ¿cómo sería de grande el objeto?

19:10’19’’

FV: (con voz inquieta) Delta Sierra Juliet, Melbourne, parece que permanece estacionario. En este momento estoy describiendo una órbita y hace lo mismo encima de mí. Tiene una luz verde y parece metálico. Es muy brillante.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet.

19:10’46’’

FV: Delta Sierra Juliet [el micrófono queda abierto durante cinco segundos]. (con voz de estupefacción) Ha desaparecido.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet.

 

19:11’00’’

FV: (con voz muy alterada) Melbourne ¿saben qué tipo de avión es? ¿Es un avión militar?
Robey, SA: Delta Sierra Juliet, confirme si el avión se ha ido.
FV: Repítalo.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet, ¿el avión todavía está con usted?
FV: (se puede oír el terror en su voz) Delta Sierra Juliet, está [micrófono abierto durante dos segundos] ¡Ahora se aproxima desde el sudoeste!
Robey, SA: Delta Sierra Juliet.

19:11’50’’

FV: (con voz de pánico) Delta Sierra Juliet, parece que el motor no responde. Marca veintitrés, veinticuatro y está fallando
Robey, SA: Delta Sierra Juliet, entendido, ¿cuáles son sus intenciones?
FV: (con voz de desesperación) Mi intención es ir a King Island. Ese extraño avión sigue volando encima de mí [micrófono abierto durante dos segundos]. Está sobrevolando pero no es un avión.
Robey, SA: Delta Sierra Juliet.
FV: (desesperado) ¡Delta Sierra Juliet, Melbourne! [micrófono abierto durante diecisiete segundos]… [se escucha un extraño ruido del cuál no hubo conclusión oficial y que interrumpió la última frase].

Tras ello… todo fue silencio. Un silencio que hasta nuestros días se mantiene cuando indagamos para hallar explicación sobre lo que aconteció con el joven piloto que fue buscado intensamente durante los días posteriores, pero no se encontró rastros del avión ni del cuerpo. Simplemente desapareció.

 

Fue el primer y único vuelo nocturno de Frederick Valentich.

 

Las investigaciones posteriores reportaron un buen número de personas que pudieron contemplar desde la costa un objeto de características metálicas, fuera de lo común y con una luz verde brillante sobre el Estrecho de Bass a la hora del suceso.

 

 

 

 

 

Imagen: Captura YouTube