Los factores que convirtieron a Gabriel Boric en el nuevo presidente de Chile

Se especulaba una segunda vuelta estrecha, sin embargo y por un margen de diez puntos, el candidato de Apruebo Dignidad Gabriel Boric obtuvo la mayoría necesaria para ser quien ingrese al palacio de La Moneda el próximo 11 de marzo.

En esta nota repasamos los detalles y la estrategia usada para que el postulante de Convergencia Social ganara el balotaje.

 

Campaña moderna

Inspirada en la franja del No de 1988, Boric y su equipo trató de llegar al público mediante un mensaje de esperanza y de un cambio positivo para el país; dándole mucha prioridad a los colores vivos, los pueblos indígenas, las minorías sexuales y a los niños; tomando como símbolo el famoso árbol por donde subió alguna vez el presidenciable.

Las redes sociales también hicieron lo suyo con divertidos memes y agrupaciones en apoyo al magallánico, con mucha actividad y creatividad entre los jóvenes, siendo el mismo candidato quien se burlara de su apellido cambiándolo a Boris y marcando como tendencia distintos hashtags, acompañado por supuesto del emoji del árbol. 

 

Apoyo transversal en el mundo

Desde la primera semana post primera vuelta, el ex presidente de la Fech recibió arengas de personalidades ligadas a la cultura, las artes y la política; pasando en el ámbito nacional por músicos como Illapu, Inti Iillimani, Camila Moreno y Anita Tijoux hasta reconocidos físicos, científicos y premios nacionales como la escritora Isabel Allende, Marcelo Lagos y José Maza; pasando incluso por quien es quizás el actor del momento, Pedro Pascal y por la exmandataria y hoy alta comisionada de DD.HH de la ONU, Michelle Bachelet.

Pero no solo llegó apoyo desde artistas nacionales: figuras como los actores Viggo Mortensen (EE.UU.) y Gael García Bernal (México), pasando por los músicos Sting, Peter Gabriel y Roger Waters (Reino Unido), Residente (Puerto Rico), el ex mandatario uruguayo Pepe Mujica y más de 80 intelectuales europeos liderados por el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y la alcaldesa de París Anne Hidalgo dieron su respaldo al candidato.

 

Discurso más centralizado

Lo dijo el propio candidato: tenía que bajarse del árbol para ver lo que pasaba en el país. Y si bien su programa cumple con varias propuestas ciudadanas, sus intervenciones no iban a todo un país, sino que a un grupo de condiciones económicas un poco más alta que el promedio nacional; además de hacer una autocrítica por su segundo lugar en primera vuelta.

Es por eso que se sumó como jefa de campaña Izkia Sichez, renunciando a su cargo de presidenta del Colegio Médico para desplegar toda una operación territorial que abarcó 14 de las 16 regiones del país, una convacotria histórica que culminó con más de 50 mil personas en el Parque Almagro de Santiago.

 

Los desesperados ataques de Kast + Parisi

Los últimos debates Archi y Anatel fueron la prueba de fuego tanto para Boric como para José Antonio Kast. Tras la afirmación en el debate radial sobre «arrestar personas en sus casas o en otros lugares distintos a cárceles», aludiendo a lo que hacía la DINA y la CNI en dictadura, el republicano trató de zafar pidiendo al izquierdista que perdonara a un presunta víctima de «abuso sexual» y que se hiciera un test de drogas.

Días después en el debate televisivo, Boric sorprende con un tweet en donde hizo público su perdón a la víctima –de actitudes machistas y no de abuso como lo pintó Kast– y quizás el gran golpe bajo al republicano: un examen de orina sin arrojar algún resultado de drogas. 

La estrategia de Kast cambió a una seguidilla de noticias falsas, sumado a lo que era un secreto a voces: el pacto que hizo con Franco Parisi, tercero en primera vuelta con casi el 13% de las preferencias y por hoy el rey del streaming nacional con su programa Bad Boys. La ya conocida baja del frenteamplista a uno de su capítulos era un arma de doble filo, ya que podía tanto beneficiar -evitaba una posible «encerrona»- como afectar su carrera presidencial -restaba de forma considerable votos desde el Partido De la GenteEl tiempo le dio la razón al Magallánico.

 

La muerte de Lucía Hiriart 

Quizás el punto de inflexión en ambas campañas. Ni al mejor guionista se le ocurrió tal escenario, decretándose el fallecimiento de la viuda del exdictador Augusto Pinochet justo el día de cierre de campañas.

La presión no iba tanto hacia Boric sino hacia su contenedor quien, en caso de dar o no señal de condolencias podría afectar al apoyo del grupo más conservador del país, a pesar del ambiente de fiesta que se vivió en el Parque Araucano, lugar elegido por el representante del Frente Social Cristiano para cerrar su campaña.

 

La continuación de un proyecto

Tras la histórica revolución estudiantil de 2011 -acompañado de figuras como Camila Vallejo y Giorgio Jackson– para luego ser diputado por Magallanes, con un estallido social del 18-O que condujo a un acuerdo de paz para una Nueva Constitución y criticado por parte de la izquierda nacional por ser «amarillo», Boric se convierte en el emblema máximo de la transformación que pretende revolucionar al país.

Tendrá grandes desafíos para los próximos cuatro años, entre ellos lidiar con un congreso muy diverso, una pandemia que no da tregua, la realización del gran evento del deporte continental como los Panamericanos de Santiago 2023 y, por supuesto, la firma si es que se llegase a aprobar una nueva carta magna.